Crítica - Sing: ¡Ven y Canta!


Sing
Dir. Garth Jennings

por Andrés Olascoaga | @AndresOlasToro

Para hablar de una película, muchas veces tenemos que hablar de los sueños. Los sueños que hacen posible una historia, los sueños que hacen realidad un proyecto, los sueños que impulsan y motivan a todos los que hacen una película y a todos los que van al cine a ver una película. En el mundo del cine, los sueños son un pretexto, un motivo y en una película como Sing: ¡Ven y Canta! (Sing, 2016), los sueños son una razón. En su más reciente largometraje animado, Illumination Studios, responsables de Minions y la saga de Mi Villano Favorito, realizan un increíble musical sobre algo que nos mueve a todos.

Con una historia básica y explotada hasta sus últimas consecuencias en películas, obras de teatro, series de televisión y hasta programas de realidad como American Idol, el director Garth Jennings plantea una fabulosa historia en la que todos sus integrantes, sin importar su especie, son motivados por sus aspiraciones extraordinarias. Dentro de su rutina mágica, Sing ejecuta números musicales de diversos artistas - desde Frank Sinatra hasta Nicki Minaj - para enganchar al espectador, tal y como sucedía en el primer trailer del filme lanzado hace más de un año, a diestra y siniestra; sin embargo, la música no sólo queda ahí, también se ocupa narrativamente, se convierte en más expresiones, más atajos, más salidas y entradas metafóricas en las vidas de los personajes animados.

Conquistando a los oídos y al corazón, Sing nos recuerda la razón por la que hacemos las cosas en la vida, la razón por la que soñamos, la razón por la que vamos al cine.

***

Sing
Estados Unidos, 2016
Dir. Garth Jennings
Voces en Español: Benny Ibarra, Hanna Pérez, Ashley Pérez, Leonardo Sbaraglia
Voces en Inglés: Matthew McConaughey, Reese Witherspoon, Scarlett Johansson, Seth MacFarlane
Duración: 108 minutos
Distribuye: Universal Pictures México

Otras entradas que te podrían gustar

0 comentarios

Comenta en El Proyector MX: