Un par de cosas sobre Un Monstruo viene a Verme, con Eugenio Caballero


Durante su estadía en la Ciudad de México, dónde actualmente trabaja en la película Roma de Alfonso Cuarón, el director de arte Eugenio Caballero platicó con la prensa mexicana sobre el filme Un Monstruo Viene a Verme (A Monster Calls), su segunda colaboración con el director español Juan Antonio Bayona después de Lo Imposible.

En la plática, Caballero, ganador del Oscar en su categoría por El Laberinto del Fauno, habló sobre la construcción de los personajes y escenarios que rodean a la historia original de Patrick Ness (surgida de una idea de Siobhan Dowd) en su adaptación a la gran pantalla. Además, el diseñador mexicano recordó la producción del filme y cómo, en una afortunada decisión, el equipo artístico decidió llevar a un gigantesco monstruo a un plano más real.

"Una película muy planeada"

Caballero no era ningún extraño antes de embarcarse en la producción del filme que llega a los cines nacionales a mediados de Enero: "Leí la novela antes de recibir el guión, me la pasó la productora y Bayona hace como cuatro o cinco años", afirmó, por lo que su trabajo podría haber parecido un tanto sencillo. Originalmente concebida como una novela ilustrada, Un Monstruo viene a Verme cuenta la historia de Conor, un joven adolescente (descrito en el texto como muy viejo para ser un niño y muy joven para ser un hombre) que una noche, mientras cuida a su madre enferma de Cáncer, se encuentra con un monstruo que sólo promete contarle tres historias. "Tiene ya cierta atmósfera y de alguna manera era como una primera pista de a dónde ir", comienza a contar Caballero sobre la adaptación, "aunque después el resultado fue distinto, ciertas cosas las mantuvimos pero el resto fue, básicamente, trabajar. Estuvimos trabajando poco más de un año en la producción solamente imaginando cómo iba a ser cada uno de los planos que están compuestos de cosas físicas, cosas digitales, cosas en miniatura".

Durante la filmación del proyecto a principios del año pasado, trascendió que la dirección de arte había profundizado en la construcción de los personajes y escenarios más allá de los que contenía el libro ilustrado por Jim Kay, sin embargo, Caballero mencionó que todo fue parte del plan de trabajo: "Parte esencial fue el trabajo con Patrick Ness, el entendía perfectamente cuál era la fuerza de su historia... Hicimos mucho trabajo de mesa, de cómo iba a verse, cómo queríamos que se viera. Era una película muy planeada"

El Monstruo que aparecía después de medianoche 
(cómo suelen hacerlo)

Uno de los elementos más interesantes del filme es el gigantesco monstruo que después de medianoche abandona su forma natural y camina hasta la ventana de Conor, interpretado por Lewis MacDougall. Sobre la creación del gigantesco ente, cuya voz y movimientos en la película corresponden a Liam Neeson, Caballero dijo: "Empezamos caminos completamente opuestos que volvieron al inicio. Yo creo que habremos hecho doscientos diseños para terminar en una cosa como esta que creo también era de la imaginación del ilustrador... Pero básicamente se tomó en cuenta cuáles eran las cosas que queríamos que se representara para poder diseñarlo y después vino un gran trabajo del equipo de efectos visuales".

El mexicano, que destaca el no perder la fuerza de la idea original como parte importante del proceso de filmación, también mencionó que el monstruo presentado en pantalla es el producto de un serio proceso artesanal y un puntual trabajo por computadora: "En realidad es una película técnicamente muy compleja y una de sus cualidades es que teníamos a un niño actuando con un monstruo. Entonces decidimos crear ciertas partes del monstruo físicamente, teníamos la cabeza, teníamos parte de los hombros, teníamos un pie... Al final lo hicimos con una técnica que nos parecía lo mejor para dotar humanidad al monstruo que es el motion capture. Lo que se ve no es sólo un monstruo generado por CGI, es la interpretación de un actor moviendo a un gran títere digital".

Además, el diseñador de producción mencionó la importancia que tienen algunos personajes de la historia dentro de la creación del monstruo: "El monstruo tiene muchas remisiones, tiene cierto parecido con su padre, tiene la voz de quién a su vez aparece como su abuelo...  Queríamos hablar del legado. En realidad es una película que habla mucho del legado".


El Arte y la Fantasía como Cura.

En la historia de Ness, el monstruo cuenta a Conor tres historias que buscan ayudarlo, aunque el mensaje no le quede del todo claro al muchacho. Sobre la creación de estas historias, independientes del mundo donde Conor y su madre viven, Caballero detalló: "Nosotros decidimos que queríamos contar estas historias que cuenta el monstruo con una técnica de animación en la que no tuviéramos realmente acción viva. Pero después encontramos que estas historias evidentemente terminan en Connor, entonces lo que queríamos es que el principio de estas historias fuera más abstracto, puros dibujos como con una técnica más libre hasta el final cuando ya no hay fantasía". 

Durante los encuentros con la producción también se habló sobre la importancia que tendrían los elementos fantásticos y artísticos en la historia principal: "La idea que siempre hablamos con Bayona, con Patrick, con todo el crew creativo, era darle también darle un peso al arte y a la fantasía como entes holísticos, que curan, ayudan para poder manejar este dolor", mencionó Caballero.

Felicity Jones, la madre y su Casa.

El dolor fuera de la fantasía que Conor tiene que vivir con su madre también fueron parte de las conversaciones con el equipo de producción, especialmente cuando se mencionaron los dos espacios donde el joven se refugiaría del monstruo y su situación familiar: "De alguna manera con las selecciones estéticas también contábamos una historia, tratábamos verdaderamente de retratar la sensación de soledad, de no tener un lugar dónde vivir", dijo el director de Arte, quién también mencionó la buena relación que tuvo con Felicity Jones, quién además de interpretar a la madre enferma, también participó en la construcción artística de su personaje: "Fue muy bueno que ella también estuviera en el proceso de cómo iba a ser su casa, cómo iba a ser la casa de su mamá (Sigourney Weaver en la película) y las escenas en el hospital".

Un Contraste entre dos Mundos.

Finalmente Caballero, habló sobre el contraste que existe entre las historias que se cuentan en el filme y las sensaciones que desarrollan en el espectador: "A mi me gusta mucho cierto cine fantástico, pero también los dramas realistas. Esta película está divida en dos partes, sí tú le quitas la parte fantástica en realidad es un drama muy inglés, muy personal. También me gusta esa parte cómo de realidad, no queríamos que todo fuera fantasía, quisimos darle un contraste entre ambos mundos", concluyó.

Un Monstruo viene a Verme se estrenará en cines mexicanos este 20 de Enero.

Otras entradas que te podrían gustar

0 comentarios

Comenta en El Proyector MX: