Reseña a Un Monstruo Viene a Verme de Patrick Ness


por Andrés Olascoaga | @AndresOlasToro

A los que siguen en la guerra después de perder una batalla.

Las historias son criaturas salvajes y el siguiente libro es prueba de ello. La idea de una melancólica aventura, protagonizada por un niño y un monstruo que lo visita por las noches, nació entre el dolor de Siobhan Dowd, una condecorada escritora de libros para "adultos jóvenes", que delineó los personajes y una primicia que dejó trunca tras su muerte en 2007. El monstruo al que Dowd dio vida siguió corriendo en su hábitat, causó problemas, tomó fuerza y en el camino se encontró con Patrick Ness, en quién sembró sus raíces. Meses después, con la voz de la autora en la mente, Ness escribió Un Monstruo viene a Verme, un potente relato sobre la pérdida.

En el libro, editado en México por Penguin Random House a través de su sello Nube de Tinta, se cuenta la historia de Conor, el hijo de una mujer enferma de cáncer de terminal que descubre una noche que el viejo árbol detrás de su casa se ha convertido en un gigantesco monstruo. Extrañamente, tal figura no ha venido a atacarlo o destruir su casa, de hecho, su visita tiene fines un poco más peligrosos: cada noche, el árbol retomará su monstruosa figura y Conor escuchará tres historias, al final de ellas él tendrá que enfrentarse con algo más aterrador que el monstruo y más doloroso que un golpe: la verdad. 

Antes de hablar del libro e incluso de su estupenda adaptación al cine, vale la pena mencionar la forma en la que Ness ha decidido abordar esta historia de dolor y sanación. Utilizando al cuento como una atípica forma de conectar con los sentimientos, el escritor plantea una trama adulta de manera tan accesible que el lector podrá fácilmente identificarse en el cause de la historia; así, cuando Conor, un joven que se siente muy grande para ser un niño y muy pequeño para ser un adulto, tiene que enfrentarse con la verdad que el monstruo le prometió desde el principio de la historia, el personaje no está solo, el lector lo ha acompañado en su dolor, en su debilidad, en su gran momento de fortaleza.

Aunque parece que la historia de un niño que se tiene que enfrentar a la enfermedad terminal de su madre, con todas las decisiones que esto implica en su vida y la de su corta familia, además del aparente desprecio de su abuela, el olvido de su padre y el acoso de sus compañeros de escuela, sería el último lugar dónde podríamos encontrar un relato conmovedor, profundamente humano y al mismo tiempo fantástico y liberador, lo es; Patrick Ness consigue convertir el texto en algo que golpea y sana en apenas 206 páginas. Nos atrapa, nos rompe y al final nos da la esperanza que cualquiera que sufra el Síndrome del Superviviente o que le tema merece tener.

Resulta curioso que este libro infantil, porque aunque lo podamos ver de otra forma es un libro ideado para llegar hábilmente a ese público, pueda cumplir su cometido con nada más que la verdad y una envoltura fantástica. Pero esa es la magia de los cuentos, ese ente que según Cortazar se mueve en el plano del hombre donde la vida y la expresión escrita de la vida libran una batalla fraternal. Ness nos ubica en esa batalla, en más de un sentido. Dowd, nos ubica en esa batalla. Un Monstruo viene a Vernos para ubicarnos en esa batalla. Y todos entramos en ella. 



Un Monstruo viene a Verme
de Patrick Ness | Traducción de Carlos Jiménez Arribas
Prólogo de Juan Antonio Bayona
206 páginas
Nube de Tinta (Penguin Random House)
México, 2016

Nota: Un Monstruo Viene a Verme fue adaptada en la película A Monster Calls (2016), dirigida por Juan Antonio Bayona, protagonizada por Lewin MacDougall, Felicity Jones, Sigourney Weaver y Toby Kebbell.

Otras entradas que te podrían gustar

0 comentarios

Comenta en El Proyector MX: