Crítica - Titanes del Pacífico


Pacific Rim
Dir. Guillermo del Toro

por Andrés Olascoaga | @AndresOlasToro

La Tierra está bajo ataque. Un misterioso portal se ha abierto en el Océano Pacífico y de él emanan extrañas criaturas que amenazan con destruir nuestro mundo. Los gobiernos tienen una idea que posiblemente pueda ayudar a acabar con este peligro y para combatir monstruos, han creado sus propios monstruos, gigantescos robots de 25 pisos de alto, capaces de detener al kaiju promedio. Después de un tiempo, el proyecto jaeger fracasa y se prefiere crear muros para hacer más lenta la agonía de un ataque.

El teniente Stacker Pentecost (Idris Elba) tiene un plan y mantiene en secreto una organización de resistencia con la que rescata a los jaegers de China, Rusia, Australia y Japón para enfrentar a los monstruos y poder cerrar el portal; para ello requerirá el apoyo de Raleigh Becket (Charlie Hunnam), el talentoso piloto del jaeger americano Gipsy Danger, la especialista Mako Mori (Rinko Kikuchi) y los doctores Newton Geiszler (Charlie Day) y Gottlieb (Burn Gorman). En ellos recae la última esperanza para sobrevivir.

El verano es esa época del año en la que las distribuidoras inundan las salas de cine con películas cuya finalidad no va más allá del mero entretenimiento de cierto sector que aprovecha la temporada para asistir a las salas de cine y perderse dos horas en ellas. Así es como surgen películas entretenidas como Rápidos y Furiosos 6 (Fast and Furious 6, 2013), Guerra Mundial Z (World War Z, 2013) o Star Trek En la Oscuridad (Star Trek Into Darkness, 2013), sin embargo ninguna otra cinta había logrado atrapar tanto el significado del cine veraniego como Titanes del Pacífico (Pacific Rim, 2013), el nuevo filme del director Guillermo del Toro.

Del Toro, sabe como tener al espectador sujeto a su cinta, aprovecha elementos del manga y el anime japonés que lo entretenían cuando era niño para realizar el mismo trabajo; entretener como niño. En la cinta se puede ver al pequeño Guillermo tras la cámara, ideando cada secuencia, dirigiendo a cada personaje,; el resultado no es un filme infantil, es una potente producción que cumple con cualquier estandar de calidad, pero que nunca pierde el sentido de la imaginación; nunca nos deja de sorprender. En 131 minutos, el tapatío nos ubica en un mundo que, aunque no exista, es posible, y en el que monstruos y gigantes de acero se pueden enfrentar en las calles de cualquier ciudad del mundo y nosotros seremos testigos de cada golpe, de cada edificio destruido, de cada miembro de la población salvado.

No todo son golpes y luchas, el estructurado guión de Del Toro y Travis Beacham, va más allá de la simple pelea, plantea una trama profunda que pocas veces hemos visto en el cine "de este tipo". Por un lado tenemos una historia de venganza, por otro, una de superación y en otro más, una militar de poder, en la que el resultado es exquisito, el mundo está salvando al mundo, sin banderas, ni colores.

Uno de los mayores problemas que el filme presentaba era ¿Qué tan autentico se vería?. Siendo honestos, el material promocional del filme (posters, banners, espectaculares, productos) presentaba personajes poco trabajados, hasta cierto punto falsos. Afortunadamente nada de esto es visible en la película. Las escenas de destrucción son impresionantes y cada una es diferente, aumentando en calidad una con la otra. Los colores, las texturas, las maquetas y como los efectos se mezclan con ellas, son sobresalientes y en su edición en tercera dimensión, funcionan aún más. Recordemos que la película fue filmada convencionalmente y después transformada al 3D, pero a este film se le dio un trato más elaborado y con más tiempo que al ofrecido en películas como El Hombre de Acero (Man of Steel, 2012) o Furia de Titanes (Clash of the Titans, 2009), haciendo un trabajo superior, con el que si se puede disfrutar la película en este formato.

El elemento visual es el principal protagonista de la película y Del Toro lo sabe, por eso se reúne con viejos amigos y el resultado no pudo haber salido mejor. Los esfuerzos en fotografía, a cargo de Guillermo Navarro (Oscar por El Laberinto del Fauno, 2006), el diseño de producción de Carol Spier (Blade 2, 2002) y Andrew Neskoromny (Apolo 18, 2011), el diseño de vestuario de Kate Hawley (El Hobbit, 2012) y la música de Ramin Djawadi (Game of Thrones en Televisión y en cine, Iron Man, 2008) son fundamentales en el éxito que tiene la película como producto redondo, apunten algunos de elementos como fuertes participantes para contender por el Oscar el próximo año.

El reparto, en requerimiento de la trama, es diverso. Charlie Hunnam, un personaje acartonado, Idris Elba, un poderoso militar líder de la resistencia y Charlie Day, un científico que cree que ha encontrado la solución para acabar con los kaiju, funcionan, sin embargo la cinta es de dos personajes, Hannibal Chau, un corrupto traficante interpretado por el otrora elemento favorito de Del Toro, Ron Perlman (Hellboy, 2004) y Mako, intepretada por Rinko Kikuchi (Babel, 2006), un personaje lleno de matices y quien pone el toque dramático y sentimental a la historia.

Dos protagonistas importantes de la cinta son los jaegers y los kaiju. Las bestias, esos juguetes personales del director, son personajes delineados de forma en que no den miedo, no son esas figuras atemorizantes que el cine presenta en veces, son figuras de respeto, que imponen y que son tan desconocidas que no sabemos como van a reaccionar, haciendo de eso, otro elemento sorpresa que Del Toro ocupa para atraparnos y hacernos desear poder ver más del filme, incluso durante la marcha del mismo. Al igual los robots, participantes que no sólo están ahí para recibir los golpes o detener a las bestias, sino para proteger tanto a los terrestres, como los que los ocupan, al final los jaegers son extensiones de Mako o de Raleigh, otro punto que el director sabe aprovechar para mostrar, dentro de ese gran planteamiento que desde un principio presenta, una historia de conexión, compañerismo y cariño.

Del Toro nos entrega en Titanes del Pacífico la película más emocionante del verano y posiblemente el blockbuster más ingenioso que veremos en el año; ha cumplido con su misión y ahora nos deja en espera de su próximo trabajo.

****

Pacific Rim
Estados Unidos, 2013
Dir. Guillermo del Toro
con Charlie Hunnam, Idris Elba, Rinko Kikuchi y Charlie Day
Duración: 131 minutos
Distribuye: Warner Bros. Pictures México

Otras entradas que te podrían gustar

1 comentários

  1. Esta película presenta el mejor 3D visto en años, posiblemente, el mejor hasta la fecha.

    ResponderEliminar

Comenta en El Proyector MX: