Crítica - Una Noche en el Fin del Mundo


The World's End
Dir. Edgar Wright

por Andrés Olascoaga | @AndresOlasToro

En una noche de verano de 1990, un grupo de jóvenes deciden emprender un viaje sin igual, recorrer los doce pubs de su pueblo, Newton Haven, en la denominada Milla Dorada, terminando en El Fin del Mundo. Sin embargo, no pueden concluir su epopeya. Veinte años después, Gary King (Simon Pegg) decide reunir a sus amigos para completar la aventura, pero el paso del tiempo y los problemas que surgieron en ese tiempo, podrían hacer imposible la reunión.

Al llegar al pueblo, todo parece estar igual que la última vez que pisaron el lugar. La inusual tranquilidad que rodea a Newton Haven podría estar relacionada con un bizarro experimento que hará a el Fin del Mundo, algo posible, más allá del nombre de la meta.

Dirigida por Edgar Wright y protagonizada por Simon Pegg y Nick Frost, Una Noche en el fin del Mundo (The World's End, 2013) cierra de manera redonda la trilogía Cornetto, compuesta por El Desesperar de los Muertos (Shawn of the Dead, 2004) y Hot Fuzz: Súper Policias (Hot Fuzz, 2007); con una historia un poco más inteligente que las anteriores entregas, pero que no pierde el espíritu de la serie de películas.

Wright y Pegg, quienes escriben el guión, entienden el flujo natural de sus personajes, siguen mezclando la comedia inglesa con farsa, pero dotan al grupo de amigos de una madurez y a su vez inmadurez, donde convive la crítica social y la eterna metáfora de crecer y dejar de ser los adolescentes rebeldes que alguna vez fueron. El argumento no solo es hilarante, es inteligente, la situación extrema a la que se enfrentan los personajes, nada más que el fin del mundo, los lleva a actuar como niños pero sin caer en la ridiculez.

Los personajes son los elementos más importantes de la cinta y también los que mejor funcionan, el aburrido esposo (Eddie Marsan), el inmobiliario controlado (un fantástico Martin Freeman), el soltero aventurero (Paddy Considine),el que quiso olvidar todo (Nick Frost) y el inmaduro (Simon Pegg), todos envueltos en un reencuentro en el que la milla dorada y el alcohol, los llevan a luchar contra su adolescencia, de nuevo, y sus problemas actuales, sin perder el toque de humor que caracteriza a cada uno de los individuos; especialmente la dupla conformada por Pegg y Frost, quienes en su tercera colaboración se muestran en su zona de confort.

Lejos de películas como ¿Qué Pasó Ayer? (The Hangover, 2009) o la insufrible Son como Niños (Grown Ups, 2010), Una Noche en el Fin del Mundo ofrece una visión diferente sobre el cómo crecer, de una manera entretenida, irreverente y divertida.

***+

The World's End
Reino Unido, 2013
Dir. Edgar Wright
con Simon Pegg, Nick Frost, Martin Freeman y Rosamund Pike 
Duración: 109 minutos
Distribuye: Cine CANIBAL

Otras entradas que te podrían gustar

0 comentarios

Comenta en El Proyector MX: