Crítica - Yo, Frankenstein


I, Frankenstein
Dir. Stuart Beattie

por Andrés Olascoaga | @AndresOlasToro

Después de asesinar a su creador para esconder el secreto de cómo crear un ser, Frankenstein (Aaron Eckhart) huye. Sin embargo, a su paso se encontrará con una serie de demonios que, enviados por su líder Naberious (Bill Nighy) buscarán capturar a la criatura y poder reproducirla para crear un ejército de súper hombres para luchar contra la legión de gárgolas, ángeles enviados por Dios para luchar contra el mal en la tierra. 

Mary Shelley escribió en 1818 el cuento, ahora clásico, Frankenstein, plasmando una interesante primicia. La idea de un doctor que después de investigar y experimentar mucho ha logrado crear un ser vivo, es completamente mutilada en el guión de Kevin Grevioux, quien, basado en una novela gráfica anteriormente publicada por Dark Storm, lleva en Yo, Frankenstein (I, Frankenstein, 2014) la trama a su peor nivel narrativo. 

Basándose levemente en la tragedia de Shelley, los creativos detrás del cómic enfrentan al monstruo con ángeles y demonios en diferentes tiempos y lugares. Al adaptarse al cine, de la mano del director Stuart Beattie y los productores de la saga de Inframundo (Underworld), la historia toma un rango aún más absurdo, al tomarse demasiado en serio dentro de su universo irreal, brindando un producto por demás, aburrido e incoherente. 

El principal problema con Yo, Frankenstein es que ni siquiera sirve como entretenimiento, su mal lograda historia y las confusas tomas que Beattie rescata de otras cintas hacen molesta a la película. Al enfrascarse en lugares inexistentes y criaturas fantásticas, el trabajo técnico en la película debería lucirse y aquí no pasa, sus efectos especiales dignos de un videojuego de principios de siglo y sus escenarios acartonados no funcionan visual ni narrativamente. 

El mayor trabajo recae en Aaron Eckhart, aquel actor que hemos visto en películas dramáticas y una que otra comedia negra. La representación de Frankenstein de Eckhart es abominable, se nota el trabajo físico que el intérprete agrego al personaje pero su monótono semblante es evidente. Bill Nighy, suficiente para salvar su participación pero no la cinta y una atractiva Yvonne Strahovski complementan el trío histriónico que desafortunadamente se pierde dentro de todos los excesos que ofrece la película. 

Por momentos, I, Frankenstein parece tener un poco de todo, como su personaje principal, sin embargo, al igual que su protagónico, no todas esas piezas parecen funcionar, especialmente cuando una gran masa se enfrenta a ella. Evitando el típico ¡Está vivo! acuñado por las primeras lecturas a la obra de Shelley, esta cinta no podría estar más muerta.

-

I, Frankenstein
Estados Unidos, 2014
Dir. Stuart Beattie
con Aaron Eckhart, Bill Nighy, Yvonne Strahovski, Jai Courtney
Duración: 93 minutos
Distribuye: Zima Entertainment

Otras entradas que te podrían gustar

0 comentarios

Comenta en El Proyector MX: