Crítica - Balada de un Hombre Común


Inside Llewyn Davis
Dir. Joel & Ethan Coen

por Andrés Olascoaga | @AndresOlasToro

Llewyn Davis (Oscar Isaac) está quebrado, sentimental y económicamente. Su carrera como cantante solista de folk parece no poder arrancar por lo que no tiene dinero, donde vivir y ninguna estabilidad. Además, aparentemente, acaba de embarazar a la novia de su mejor amigo. Por ello, Davis decide dejar atrás los cafés bohemios de Greenwich Village y probar suerte en Chicago, con un nuevo productor.

La pantalla expone en tonos opacos una historia que así como tiene momentos devastadores cuenta con anécdotas hilarantes. Balada de un Hombre Común (Inside Llewyn Davis, 2013) es el nuevo filme de los hermanos Joel & Ethan Coen, dos directores que sin la necesidad de tener un personaje conocido o importante, deciden aventurarse a contar la historia de una época y lugar determinados.

El Greenwich Village neoyorquino sirve como escenario para que los directores y guionistas cuenten una historia inventada pero que impulsada por una trama difícil expulsa un sentimiento auténtico. Llewyn Davis es un perdedor, su vida no tiene fondo ni intención, convirtiéndose así en el mero pretexto para contar una historia que parece embonar en la descripción que ofrece de la música folk; no es nueva pero tampoco es vieja. Ahí es donde los hermanos le dan sentido y marcan un rumbo definido en la historia que, lleno de simbolismos y metáforas, sorprende y conmueve.

Parte del éxito en su cometido es que la película se apoya en dos grandes bastiones, además del melancólico guión, las actuaciones y la música. Por un lado Oscar Isaac, convertido en un bohemio cantante, ofrece una interpretación perfecta, sin muchos cambios de rango pero varios puntos altos. La mirada de Isaac entre tristeza y desesperanza es el verdadero protagonista de la película, alguien a quien todo parece que se le esta derrumbando, podría ser que sí, podría ser que no. Isaac tiene virtudes, el canto es una de ellas, además logra mostrar los defectos de su papel sin sobre explotarlos.

Como una conocida costumbre entre los Coen, los personajes secundarios adquieren su importancia conforme avanza la cinta, aquí Carey Mulligan, como una decepcionada mujer, Garrett Hedlund como un misterioso chofer, Justin Timberlake como el engañado amigo en el que se puede encontrar un buen apoyo y John Goodman, el mejor de todos los de reparto con un rol ácido.

Los también encargados de cintas como Fargo o Sin Lugar para los Débiles (No Country for Old Men), recurren al productor y letrista musical T. Bone Burnett para crear el soundtrack que acompaña las noches y trayectos de Davis. Con apasionadas letras y sus correctas interpretaciones, la música embona y se convierte en un personaje más.

El grupo de comedia inglés Monty Python, estrenó en 1979, La Vida de Brian (The Life of Brian), una cinta donde se cuenta la historia de Brian, un sujeto al que le toco nacer y vivir toda su vida a lado de Jesús, quien decían era el salvador. En Inside Llewyn Davis, los Coen realizan un experimento similar y su significado se puede entender con un extraordinario guiño al final de la cinta. Contrario al mensaje positivo de siempre ver el lado bueno de vivir que ofrecía el colectivo inglés en la ya mencionada cinta, los realizadores retratan como la vida puede ser dura y todas las dificultades que se pueden presentar mientras esta se viva; por más depresiva que la película pueda sonar, Balada de un Hombre Común es un ejemplo con mucho corazón.

****

Inside Llewyn Davis
Estados Unidos, 2013
Dir. Joel Coen & Ethan Coen
con Oscar Isaac, Carey Mulligan, John Goodman, Garrett Hedlund, Justin Timberlake
Duración: 105 minutos
Distribuye: Corazón Films México

Película Nominada al Oscar 2014

Otras entradas que te podrían gustar

0 comentarios

Comenta en El Proyector MX: