Crítica - Tom en el Granero


Tom à la Ferme
Dir. Xavier Dolan

por Andrés Olascoaga | @AndresOlasToro

"Hoy una parte de mí ha muerto, y no puedo llorar. Ya que olvidé todos los sinónimos de tristeza. Ahora, todo lo que puedo hacer sin ti es reemplazarte." escribe un golpeado Tom sobre una servilleta rumbo al funeral de su pareja. En el camino fuma, escucha una versión contemporánea y en francés de The Windmills of your Mind (Les Moulins de Mon Coeur), se detiene, grita, llora y patea hasta romper su celular; la noche cae en un pequeño lugar lleno de neblina. Así transcurren los primeros minutos de Tom en el Granero (Tom à la Ferme, 2013), cuarta cinta del joven director canadiense Xavier Dolan; un filme que como sus personajes, esconde más de lo que cualquiera puede esperar.

Tom (Dolan ocupándose como actor principal una vez más) viaja a un pueblo lejano para asistir al funeral de su recién fallecido novio. En el lugar le esperan una dolida madre, Agathe (fantástica Lise Roy) y un desconocido hermano, Francis (Pierre-Yves Cardinal) quien al saber la relación que ambos tenían, amenaza a Tom para que no cuente la verdad, se limite a hacer sentir bien a la madre y abandone el lugar cuando sea necesario. Sin embargo, mientras más días pasan y todos se entrometen en las labores del granero de la familia, la relación que el visitante establece con su captor / anfitrión y su madre se va haciendo cada vez más estrecha y cada vez más peligrosa.

Basándose en la obra homónima de Michel Marc Bouchard, Dolan entrega en su cuarto filme el más limpio y concreto de todos sus trabajos, abandonando su género de confort y recreando por momentos el suspenso que Hitchcock o Polanski podían hacer sentir en sus primeros filmes. Con una historia interesante, el joven hace gala de sus dotes como realizador y logra cautivar al espectador con un ingenioso thriller con un ligero aire al cine noir.

Dolan, que desde el principio de su carrera ha decidido tocar siempre el tema de la homosexualidad como punto inicial de la trama sin explotarlo de más, retrata en el film por más de 105 minutos, el extraño conflicto de intereses al que su personaje principal se enfrenta conforme transcurren los días de su cautiverio obligado y como este se va convirtiendo en un encierro aceptado: Tom es torturado física y psicológicamente y después atraído por su secuestrador y su madre en un complejo juego de poder.

Cambios de formato, planos abiertos, close-ups como apoyo al personaje y una exquisita selección musical son características que el cine del realizador conserva en Tom á la Ferme, esto aunado a la sombría y elegante fotografía de André Turpin (Incendies, 2010) y el trabajo en la música de Gabriel Yared (curiosamente encargado de otra cinta con un atractivo juego de roles y secretos, The Talented Mr. Ripley, 1999) dan como resultado el ambiente ideal para desarrollar una obra superior.

Al correr los créditos, donde la acción nunca se pierde mientras suena Rufus Waiwright y su Going to a Town, el denominado enfant terrible cumple con su trabajo con creces e incluso sorprende a más de uno con su crecimiento como cineasta. Vale la pena dar un recorrido a su corta pero fantástica filmografía y quedar en espera de Mommy, su quinta cinta, ganadora del Premio del Jurado en el Festival de Cannes y consagración de un cineasta que debería ser el representante de toda una generación.

****

Tom à la Ferme
Canadá, 2013
Dir. Xavier Dolan
con Xavier Dolan, Pierre-Yves Cardinal, Lise Roy, Evelyne Brochu
Duración: 105 minutos
Distribuye: Cine CANIBAL

Película programada en la Muestra Internacional de Cine con Perspectiva de Género (MICGénero) 2014
Película programada en la 56 Muestra Internacional de Cine (Cineteca Nacional)
Película programada en el 29 Festival Internacional de Cine de Guadalajara (FICG)
Película ganadora del Premio Maguey en el 29 Festival Internacional de Cine de Guadalajara (FICG)

Otras entradas que te podrían gustar

0 comentarios

Comenta en El Proyector MX: