Crítica - El Gigante Egoísta


The Selfish Giant
Dir. Clio Barnard

por Andrés Olascoaga | @AndresOlasToro

Después de ser expulsados de la escuela por su conducta, Arbor (Conner Chapman) y Swifty (Shaun Thomas) dos desprotegidos niños ingleses, comienzan a recolectar y robar fierro y cobre para venderlo a Kitten (Sean Gilder), dueño de un depósito de chatarra. Los meses pasan y la relación entre estos dos amigos se va debilitando cuando Kitten ve en Swifty a un potencial nuevo jinete para su carruaje y participar en las carreras de apuesta que se organizan en el lugar.

Con un aire del cine de Ken Loach y las obras de Charles Dickens, El Gigante Egoísta (The Selfish Giant, 2013), reinterpretación del cuento clásico de Oscar Wilde a cargo de la directora Clio Barnard, es un potente y al mismo tiempo conmovedor relato sobre una juventud interrumpida, el valor de la amistad y la pérdida de lo que uno más quiere.

En 91 minutos, Barnard abandona todo sentimiento romántico que pudo haber quedado en la adaptación del cuento de Wilde para desarrollar la historia en una golpeada región británica. Ahí la cámara de la realizadora, en su segundo trabajo en ficción, sigue el día a día de una población con poca educación y pocos recursos. Sin juzgar visualiza a un niño problemático y su fiel amigo, aquel que siempre termina pagando los platos rotos, y de ahí parte para contar una historia que incomoda por ser un retrato limpio de una triste realidad.

Arbor, interpretado magistralmente por el debutante Conner Chapman, un niño violento con hiperactividad notable, es el protagonista de esta historia y es quien al final de la cinta y en ese momento en el que el espectador se inunda en un profundo silencio, ha sufrido algo que no le debería de haber pasado. La desesperanza que rodea a ese pequeño lugar, ayudado técnicamente por el correcto trabajo en la fotografía de Mike Eley, la música de Harry Escott y el toque documentalista de Barnard, se contagia sin abandonar el optimismo que siempre queda como una promesa más.

Vale la pena mencionar que las actuaciones de los pequeños Chapman y Thomas son el alma de la cinta, ambos en su primer trabajo, consiguen convencer al espectador con una naturalidad impresionante que lo que estamos viendo puede que no tenga un guión detrás. También es destacable el trabajo de Sean Gilder como el "gigante egoísta" de esta trama y las madres de ambos personajes infantiles, las dos preocupadas a su manera y con sus propios problemas, interpretadas por Lorraine Ashbourne y Rebecca Manley.

"Una vez tú me dejaste jugar en tu jardín; hoy jugarás conmigo en el jardín mio, que es el paraíso"; así termina Oscar Wilde con toda la poética historia que se antepone con la sórdida anécdota que se retrata en la cinta homónima. Sin embargo, ahí radica belleza de ambos casos, en encontrar lo poético en donde parece que no hay oportunidad de encontrarlo. Volviendo al caso fílmico, hay dos palabras para describir a El Gigante Egoísta: Un Triunfo.

****

The Selfish Giant
Reino Unido, 2013
Dir. Clio Barnard
con Conner Chapman, Shaun Thomas, Sean Gilder, Lorraine Ashbourne
Duración: 91 minutos
Distribuye: Cine CANIBAL

Película programada en la 56 Muestra Internacional de Cine (Cineteca Nacional)

Cuento El Gigante Egoísta de Oscar Wilde, disponible aquí.

Otras entradas que te podrían gustar

0 comentarios

Comenta en El Proyector MX: