Crítica - Oldboy: Días de Venganza


Oldboy
Dir. Spike Lee

por Andrés Olascoaga | @AndresOlasToro

Cuando en el año 2004, el director surcoreano Park Chan-Wook presentó en el Festival de Cannes, Oldboy (2003), la segunda parte de su denominada "trilogía de la venganza" iniciada un año antes con Sympathy for Mr. Vengeance (2002), los comentarios vinieron de todas las direcciones posibles. Mientras que por un lado se aplaudía el vertiginoso ejercicio tras la cámara de Chan-Wook y el buen control sobre el guión basado en el maga de Nobuaki Minegishi, por otro se criticaba la "desmedida" violencia que la cinta de 120 minutos ofrecía. 

Lo cierto es que el filme, ganador del premio del Jurado en el festival francés, se convertiría con el tiempo en una película de culto. Es por eso que cuando la industria hollywoodense decidió hacer un remake de la obra del surcoreano, el panorama era poco favorable y así fue. Oldboy: Días de Venganza (Oldboy, 2013), la versión americana dirigida por Spike Lee, terminaría siendo una desafortunada copia ilegible del ahora clásico asiático. 

Joe Doucett (Josh Brolin) es un buen ejecutivo publicitario, pero una pésima persona. Su suerte como mal padre y bebedor acabaría después de ser secuestrado y aislado por veinte años. Un día es liberado y su única misión será encontrar a los responsables y cobrar su venganza.

Pareciera que en los primeros minutos del filme, Lee quisiera seguir los pasos de la cinta original, por lo menos en el diseño: ambientada en un pobre barrio oriental con la aparición de galletas de la fortuna, la mujer con kimono y sombrilla roja, la comida china envuelta en esa tradicional y compacta caja de cartón. Después de eso, comienza la adaptación al entorno americano y poco a poco comienzan a proyectarse en pantalla el escándalo de los Clinton, la caída de las Torres Gemelas, el Huracán Katrina y la amable cara de un botones afroamericano. En ese momento, donde la cinta adquiere su propia personalidad, es cuando comienza a decaer.

A falta de una identidad propia, el director de Do the Right Thing, Malcolm X y El Plan Perfecto, juega con la cámara, entrega un gran plano secuencia en la escena más memorable de la película y ofrece un espectáculo que no tiene la misma calidad visual y narrativa que la cinta del 2004. Posiblemente ese sea su principal defecto, al momento de comparar ambos productos, la película de Lee se nota menor rayando en lo malo. Ahora si la criticamos como cinta original, el resultado no deja de ser regular gracias a su edición - el corte original del director de 140 minutos sería reducido a 104 por el estudio para su estreno en salas - y sus actuaciones.

Josh Brolin, que lleva cinco o seis películas actuando igual, adquiere la personalidad de un hombre atormentado y sediento de venganza en una convincente actuación, especialmente rumbo al final de la trama. Sin embargo Brolin es el único elemento en el reparto que funciona: Elizabeth Olsen molesta con su frágil participación, Samuel L. Jackson (¿Qué hace Samuel L. Jackson ahí?) y Sharlo Copley ofrecen dos "actuaciones" caricaturizadas restandole importancia a los villanos del filme, uno de los rubros más interesantes en la historia y que aquí se desperdician. 

Al final, el Oldboy de Spike Lee no goza de la fortaleza que pudiera haber tenido y termina por decepcionar. Después de este mal sabor de boca, vale la pena visitar nuevamente la cinta original de Park Chan-Wook que ya se encuentra en YouTube y una vez entrados en la venganza del realizador, disfrutar todos sus trabajos.

*+

Oldboy
Estados Unidos, 2013
Dir. Spike Lee
con Josh Brolin, Elizabeth Olsen, Samuel L. Jackson, Sharlto Copley, Michael Imperioli
Duración: 104 minutos
Distribuye: Corazón Films México

Otras entradas que te podrían gustar

0 comentarios

Comenta en El Proyector MX: