Crítica - Otro día para Matar


John Wick
Dir. Chad Stahleski & David Leitch

por Andrés Olascoaga | @AndresOlasToro

Es curioso que con solo ver el trailer de una película como Otro día para Matar (John Wick, 2014), el espectador puede imaginarse que es lo que va a ver al momento de entrar al cine. Incluso, con tantas películas de venganza personal estrenadas en los últimos años, el filme protagonizado por Keanu Reeves; en su regreso al cine de acción, podría parecer absurdo. Sin embargo, conforme las oscuras escenas de acción avanzan, el leve argumento deja de ser completamente importante y la cinta se convierte en un entretenido recordatorio de como hacer cine de género.

Después de perder a su esposa, un melancólico hombre intenta rehacer su vida. Con sólo un conservado Mustang en el garage de su lujosa casa, John Wick (Keanu Reeves) parece no tener nada más en su vida, eso hasta que una noche recibe el último regalo de su fallecida mujer: un cachorro. Sin embargo, después de un rápido encuentro en una gasolinera, Iosef (Alfie Allen) entra a la casa de Wick para robar el auto y de paso asesinar a su perro. Ahora John Wick deberá volver a su vieja vida como el asesino de la mafia rusa y vengar lo que les hicieron, aunque esto involucre atacar a sus antiguos empleadores, liderados por Viggo (Michael Nyqvist), padre de Iosef.

De sus años como dobles de acción, los debutantes en la dirección Chad Stahleski y David Leitch, lograron aprender algunos trucos y ahora, con la tecnología y unas bien logradas coreografías de pelea a su disposición, entregan en 96 minutos un curioso caso de entretenimiento puro. No importa si el guión, escrito por el también debutante Derek Kolstad, tiene tantas lagunas que estas podrían ser consideradas grandes lagos o si el impulso que lleva a este hombre a salir del anonimato pueda sonar un tanto tonto (aunque los que tienen perros, bien pueden comprender a nuestro héroe. Sólo basta ver que alguien lastime a nuestro eterno cachorro); el cuidado ritmo en las escenas, necesariamente violentas, y un toque de humor, hacen a John Wick una cinta digerible, es especial para los que aman la acción.

Disparos, peleas cuerpo a cuerpo, persecuciones en diferentes modelos de automóviles; Otro día para Matar reúne todos los elementos básicos del género (Sin caer en lo exageradamente idiota, como las películas de Jason Statham, por ejemplo), lo que permite el lucimiento de sus principales integrantes del elenco, especialmente los casos de Alfie Allen, Willem Dafoe, Michael Nyqvist, el Mikael Blomkvist de la saga sueca de Millenium y Keanu Reeves, el Neo de Matrix, quien finalmente ha regresado al rubro donde mejor se desempeña.

Las estridentes escenas, ambientadas en su mayoría por música igual de potente, autoría de Tyler Bates, son el principal atractivo de Otro día para Matar, que a pesar de tener un final predecible, cumple con uno de los principales objetivos que tiene el cine de acción y que actualmente muchas cintas de acción (Ejem Lucy de Luc Besson Ejem) olvidan agregar: divertir y entretener.

***

John Wick
Estados Unidos, 2014
Dir. Chad Stahelski & David Leitch
con Keanu Reeves, Michael Nyqvist, Willem Dafoe, John Leguizamo, Ian McShane
Duración; 96 minutos
Distribuye: Zima Entertainment

Otras entradas que te podrían gustar

0 comentarios

Comenta en El Proyector MX: