Crítica - Drácula: La Historia Jamás Contada


Dracula Untold
Dir. Gary Shore

por Andrés Olascoaga | @AndresOlasToro

No hace falta enumerar todas las versiones que el Séptimo Arte nos ha entregado sobre Drácula, desde el clásico de Universal Pictures protagonizado por Bela Lugosi hasta la adaptación de la novela de Bram Stoker en aquella cinta de 1992 dirigida por Francis Ford Coppola y con Gary Oldman en el crédito principal, para saber que el vampiro más conocido en el mundo ha gozado de mejores oportunidades que la que Drácula: La Historia Jamás Contada (Dracula Untold, 2014) ofrece y desaprovecha completamente, en una de las peores películas del año.

El príncipe Vlad Tepes (Luke Evans) teme por la seguridad de su pueblo, pues el malvado Mehmet II (Dominic Cooper) planea reclutar a todos los hijos mayores y atacar a todos los poblados cercanos. Sin embargo, el príncipe se convertiría en una potente arma a favor de su principado cuando un extraño individuo lo muerde y convierte en vampíro; Drácula.

Motivada por el ridículo impulso que el cine hollywoodense tiene por volver a contar la historia de conocidos personajes pero ahora con un tono más oscuro y real (Si, tú tienes la culpa Christopher Nolan), Dracula Untold el debut en la dirección de Gary Shore, fracasa en cualquier intento por establecer un nuevo antecedente del personaje y solo se limita a contar una predecible historia llena de escenas absurdas y un protagonista que nunca parece serlo.

Escrita por Matt Sazama y Burk Sharpless, una dupla narrativa que apenas comienza a trabajar en cine, Drácula: La Historia Jamás Contada pretende tomar a los personajes que Bram Stoker plantea en su novela, pero desde sus orígenes. Aquí, en lugar de ver al Conde Drácula, vemos al príncipe rumano Vlad Tepes (inspiración para Stoker para crear a Drácula) luchar contra un ejercito liderado por otro príncipe, este un tanto posesivo, sin embargo el principal conflicto ya está delineado incluso antes de iniciar la película y el absurdo guión jamás se detiene a intentar presentar los antecedentes, dando como resultado una historia sinsentido y por demás aburrida.

¿De verdad queremos ver a un personaje tan gris convertirse en el vampiro más importante de la literatura y el cine? ¿Nos importa ver su conflicto personal y ver como culmina? No, e incluso si la historia de Vlad Tepes fuera nuestra principal motivación, el argumento no ofrece nada interesante y en cine nada bueno. Se nota la poca preparación de Shore al momento de filmar, llena sus escenas con lamentables efectos especiales y planos innecesarios. No debe ser fácil para un director que su ópera prima sea un espectáculo tan vulgar.

Luke Evans, haciendo el mismo papel que en la saga de El Hobbit solo que ahora con la habilidad de dar fuertes mordidas y convertirse en una bandada de murciélagos, ofrece una plana interpretación como Tepes y una vez convertido en Drácula, adquiere una leve potencia. Caso contrario a Dominic Cooper que con un bronceado falso, es un tibio villano que raya en lo estúpido.

Carente de emoción y de todo estilo, Drácula: La Historia Jamás Contada es uno de esos casos en los que es mejor no "arreglar" algo que ya funciona. Contrario a lo que todos podríamos pensar, Drácula aún puede ofrecer sorpresas en cuanto a las adaptaciones que su mito desprende, en el filme de Gary Shore tenemos uno de los pocos desafortunados casos; Drácula 2000, puede respirar tranquilo.

*

Dracula Untold
Estados Unidos, 2014
Dir. Gary Shore
con Luke Evans, Sarah Gordon, Dominc Cooper, Samantha Banks
Duración: 92 minutos
Distribuye: Universal Pictures México

Otras entradas que te podrían gustar

1 comentarios

  1. La película Drácula: La historia jamás contada a mí me gusto bastante, era obvio que no sería lo que ya conocemos, es una versión diferente, más light y palomera, para mi logro su objetivo, entretenerme y no estuvo tan mal como la pintas

    ResponderEliminar

Comenta en El Proyector MX: