Crítica - Escobar


Paradise Lost
Dir. Andrea Di Stefano

por Andrés Olascoaga | @AndresOlasToro

El camino por el cine del capo de la droga colombiana Pablo Escobar no ha sido del todo reconocido, existen algunas películas para televisión y documentales, incluido aquella dolorosa respuesta a los crímenes del capo en Pecados de mi Padre (2009), documental apoyado por el hijo de Escobar. Sin embargo pocas veces se había podido aprovechar un personaje de ese nivel en una cinta que no necesariamente funciona como biopic. Este es el caso de Escobar (Paradise Lost, 2014), debut en la dirección de Andrea Di Stefano; una película un tanto absurda pero muy interesante.

Basada en una historia que, hasta donde sabemos, es falsa, el filme sigue a Nick (Josh Hutcherson) un viajero canadiense que se establece en una playa de Colombia para crear una nueva vida con su hermano (Brady Corbet), quien recién tuvo un accidente. Buscando un ingreso extra, Nick conoce a María (Claudia Traisac) de quien se enamora a primera vista, sin embargo la chica, además de ser una entusiasta del apoyo a quienes menos tienen, es la sobrina favorita de Pablo Escobar (Benecio del Toro), el más importante distribuidor de cocaína del mundo. Con el tiempo Nick entraría al círculo más cercano de Escobar, un lugar de donde podría salir vivo o muerto.

Filmada en Panamá con dinero europeo, Escobar tiene una característica curiosa que simplemente la salva de ser una mala película biográfica o una regular cinta de acción. En el guión, escrito por Di Stefano, la acción y el material biográfico se unen para hacer una trama interesante; la por momentos inverosímil historia de amor entre un viajero canadiense y su conquista colombiana se complementa con un thriller absorbente y viceversa. El director, rescata lo que podría ser una película floja y la eleva gracias a su ritmo y la presencia de Del Toro, porque esta como el título lo indica, es su película.

Ante diálogos forzados y la poca construcción de algunos de esos personajes (Tenoch Huerta y Carlos Bardem podrían ser los peores actores de reparto del año), el filme se sostiene gracias a su inherente acción aderezada por la presencia de Hutcherson, quien sale de la arena de Los Juegos del Hambre para llevar bien el protagonico del filme y ceder cuando sus capacidades lo permiten, el espacio a Benicio del Toro quien brilla en pantalla. Del Toro, que ya había interpretado a El Che Guevara en Che de Steven Soderbergh, asume su rol como villano con un personaje lleno de matices, por un momento es el Robin Hood colombiano que ayuda a los pobres y por otro es el monstruoso capo sin escrúpulos, el que declara la guerra al gobierno y asesina a quienes le estorban, así sean sus amigos. Esta película no podría existir sin una potencia como la que Del Toro agrega con su personaje.

Al final de sus 120 minutos de duración, Escobar ha cumplido con todo aquello que no ha prometido; no es un biopic como anuncia el título en español y tampoco es una cinta de completamente de acción, sin embargo en lo que se decide que es, cumple con entretener y ofrecernos una mirada a un atrapante mundo ficticio dentro de un desolador mundo real.

**+

Paradise Lost
Francia, 2014
Dir. Andrea Di Stefano
con Benicio del Toro, Josh Hutcherson, Brady Corbet, Claudia Traisac
Duración: 120 minutos
Distribuye: Zima Entertainment

Otras entradas que te podrían gustar

0 comentarios

Comenta en El Proyector MX: