Crítica - Mi Abuelo es un Peligro


Dirty Grandpa
Dir. Dan Mazer

por Andrés Olascoaga | @AndresOlasToro

Antes de una critica, un halago para los genios creativos detrás de los posters promocionales de Mi Abuelo es un Peligro (Dirty Grandpa, 2016) que tuvieron a bien sintetizar en papel el desastre que se ofrece al espectador. "Uno de los legendarios actores más respetados de nuestra generación. Una de las estrellas prometedoras más talentosas de Hollywood... y ahora esto" rezan los afiches sobre un Robert De Niro (si, el mismísimo Toro Salvaje y Taxi Driver) masturbándose en un sillón y un Zac Efron (el mismísimo.. ¿Zac Efron?) desnudo entre botellas y una abeja, el esto a que se refieren en la penosa confesión, resulta ser una película que quiere ser irreverente pero que apenas logra sacar un par de risas. Estamos advertidos.

A una semana de su boda Jason (Zac Efron) es obligado a llevar a su abuelo, Dick (Robert De Niro) a una casa de retiro después de la muerte de su esposa y compañera por los últimos cuarenta años. Cuando el camino al retiro está por iniciar, el joven abogado y futuro esposo de una mujer controladora, descubre que su abuelo no piensa internarse en un asilo sin antes pasar por la playa y tener sexo con una adolescente. Lo que parecía ser un tranquilo viaje se convertirá en un paseo por el descontrol del spirngbreak, todo mientras Jason se reencuentra con Shadia (Zoey Deutch) una vieja amiga de la escuela de fotografía y conoce a su viejo abuelo.

Dirigida por Dan Mazer y escrita por John Phillips, Mi Abuelo es un Peligro (porque quienes ponen los títulos en México además de ocurrentes tienen un amplio conocimiento de su mercado... ajá) es un compendio de chistes de mal gusto y referencias que en cuanto suceden en pantalla se sienten obsoletas. Es bien sabido que la comedia contemporánea está en una constante búsqueda de la incorrección política, sin embargo en Dirty Grandpa esta no se consigue gracias a su torpe ejecución.

Con chistes recurrentes, al menos una decena de veces escucharemos que Zac Efron luce como lesbiana, que la caliente Lenore (la desperdiciada Aubrey Plaza) quiere una aventura con el abuelo, al abuelo refiriéndose con todos los nombres fálicos posibles a su medio de transporte. veremos a una pandilla de negros tan estigmatizada como el homosexual afroamericano que ahí aparece y la molesta aparición de Jason Mantzoukas como un aún más molesto vendedor reventado que consigue que la policía le regrese las drogas, sale de la cárcel a disposición, organiza un festival de música y hombres sin playera en pleno spingbreak y aparece en todas las fiestas posibles, la cinta ingenuamente quiere sorprender, divertir y al mismo tiempo parecer irreverente pero, al igual que De Niro en una escena en la que pregunta hasta tres veces si puede decir la N-Word en un Karaoke, esto es innecesariamente penoso y carente de gracia.

La presencia de Robert De Niro (eliminando la teoría de que siempre vendrán tiempos mejores) y Zac Efron en la película es lo único llamativo a priori, desafortunadamente ambos están en un papel que no les funciona. De Niro, del cuál ya es hasta molesto enumerar todas sus buenas películas cada vez que hace una muy mala, no embona en el rol de un viejito caliente que después de la muerte de su esposa a causa del cáncer y el no haber tenido sexo por una década, sale como puberto horny tras las colegialas, mientras que Efron, que ya había demostrado su vena cómica en estas situaciones con Buenos Vecinos, resulta inverosímil como un abogado aburrido con cuerpazo y cero predisposición a rebelarse pero que después de fumar crack (porque al parecer, para la adolescente mentalidad del escritor, las drogas son muy divertidas) puede bailar la macarena desnudo y ser acusado de pedofilia (supongo que eso también es divertido para el escritor) sin mayores consecuencias.

Tenían razón los posters, alguna vez De Niro fue respetado y Zac Efron considerado una promesa, no resultaría extraño que una película como Mi Abuelo es un Peligro acabara con esas ideas, lo bueno es que afortunadamente la cinta sufrirá la suerte a la que está destinada: el olvido.

**

Dirty Grandpa
Estados Unidos, 2016
Dir. Dan Mazer
con Robert De Niro, Zac Efron, Julianne Hough, Aubrey Plaza
Duración: 102 minutos
Distribuye: Diamond Films México

Otras entradas que te podrían gustar

0 comentarios

Comenta en El Proyector MX: