2017: Las Peores Películas del Año


Sí creíamos que el 2016 había sido un mal año, el 2017 llegó decidido a romper con todas nuestras expectativas. Esta es nuestra lista con las peores películas estrenadas en México durante este año.


3 Idiotas
2017 | Dir. Carlos Bolado
con Alfonso Dosal, Christian Vázquez, Germán Váldez

Hay algo peor que el póster de 3 Idiotas que acompaña nuestra entrada en este conteo de lo peor de año y eso es la película en sí.


Rito satánico
Dark Summer, 2015 | Dir. Paul Solet
con Keir Gilchrist, Stella Maeve, Maestro Harell

Con una trama que parece interesante, el director Paul Solet comienza rápidamente su relato, nos hace testigos del por qué y el dónde en los primeros minutos del filme, construyendo una atmósfera, un misterio y una posible solución; Solet ha iniciado su "rito" de poco presupuesto de la mejor manera. Desafortunadamente, la propuesta claustrofóbica del director palidece ante su pésima estructura dramática, enfocándose innecesariamente en cosas reiterativas que detienen completamente la cinta durante la mayor parte de su duración; para cuando el inexperimentado director quiere culminar su relato, con ese torpe giro de tuerca que le da sentido al filme (y al pésimo título con el que se vende en México), el espectador no puede evitar sentirse alejado ante su lenta construcción y pésima ejecución. La película, que en el mejor de los casos nos podría (y quiere) recordar a Shia LaBeouf atrapado en su casa frente a su vecino sospechoso en Paranoia, comete muchos errores, pero su estupidez es quizá el peor de ellos. A lo largo de 81 interminables minutos, Solet y sus actores; Keir Gilchrist, Stella Maeve y Maestro Harrell, se internan en un espacio del que no podrán salir bien librados: un guión sin sentido con chicos que traducen Latín (para beneficio de la historia), madres ausentes (para beneficio de la historia), llamadas de Skype que no obviamente no debieron ser contestadas (porque para beneficio de la historia se contestan) y un molesto oficial de libertad, interpretado con pesar por Peter Stormare. | Nuestra crítica, aquí


¿Cómo matar a un esposo muerto?
2017 | Dir. Conrado Martínez
con Mara Escalante, Eduardo España, Francisco Gattorno


A diferencia de la época del cine de ficheras, donde la producción nacional era tan escasa que ese era el único cine que lograba entrar a las masas, los apoyos gubernamentales que se otorgan al cine en los últimos años han creado inconscientemente una generación de filmes que no merecerían filmarse, producirse y estrenarse en las salas de ningún país; ¿Cómo matar a un esposo muerto?, un intento de comedia protagonizado por Mara Escalante y Eduardo España es una ellas. Partiendo de una trama obviamente pensada para la televisión, incluso se pueden visualizar los caminos que seguiría la historia en la pantalla chica, esta cinta mal dirigida por Conrado Martínez roza los terrenos del videohome de la peor calidad con su historia poco angelada y su ejecución barata. Escalante y España, dos "comediantes" probados en sus terrenos, poco pueden hacer ante el desastre inminente que se les avecina y deciden no hacer nada, entregando dos de las peores actuaciones que una sala de cine en México haya visto desde Pink, que curiosamente encabezo nuestro conteo el año pasado. 


Transformers: El último caballero
Transformers: The Last Knight , 2017 | Dir. Michael Bay
con Mark Wahlberg, Anthony Hopkins, Isabela Moner

Existe una frase que podría ser la sentencia más despreciada en la industria del cine hollywoodense: "Todo por servir se acaba". El dicho debería aplicarse fácilmente a la mayoría de las grandes películas de estudio que llegan sin ton ni son a las salas de cine, ofreciendo más de lo mismo: entretenimiento desechable concebido para vender boletos, palomitas y objetos que serán sustituidos a la menor provocación. Sin embargo los estudios de cine siguen recibiendo dinero, gastando ese dinero en nuevos proyectos del tipo y repitiendo este ciclo que resulta tóxico para los espectadores y el cine en general. Una de las franquicias que sin duda representa tal movimiento, cada vez más común, es la creada por Michael Bay hace diez años y que hoy, con el estreno de Transformers: El último caballero (Transformers: The Last Knight), su innecesaria quinta entrega, llega a un punto crítico. Bien dicen que todo por servir se acaba y, como diría la sabiduría popular, acaba por no servir. | Nuestra crítica, aquí


Tenemos la carne
2016 | Dir. Emiliano Rocha Minter
con María Evoli, Diego Gamaliel, Noé Hernández

Tener la posibilidad de hacer una película no te da el derecho a hacerla. Eso fue el primer pensamiento que se me vino a la cabeza cuando vi Tenemos la carne, una de las películas que formaron parte de la edición 14 del Festival de Cine de Morelia y una de las peores experiencias que cualquier cinéfilo podría encontrarse en este año. En su primera película, el joven e inmaduro director Emiliano Rocha Minter juega a ser provocador, valiéndose solo del shock value de sus imágenes, visualmente agresivas (no tanto, como el director mataría por serlo) pero faltas de forma y contexto. Con un ejemplo del peor arte contemporáneo, sí es que esta película puede entrar en esa etiqueta bastarda, Tenemos la Carne fracasa en sus intensiones y solo expone la petulancia que rodea a cierto sector responsable del arte nacional.


El aro 3
Rings, 2017 | Dir. F. Javier Gutiérrez
con Matilda Lutz, Alex Roe, Johnny Galecki

Hay ideas que envejecen rápido y la premisa de El aro 3 (Rings), tardía tercera entrega de la franquicia creada por el escritor nipón Koji Suzuki y fortalecida en el continente por Gore Verbinski, es una de ellas. En su actualización al 2017, el filme de F. Javier Gutiérrez expone todas sus limitaciones, convirtiéndose en un absurdo y anticuado ejercicio de género donde los únicos aterrados serán nuestros minutos de vida perdidos. Por cierto ¿por qué torturarse con vídeo maldito en internet sí Netflix ya produce películas con Adam Sandler cada año?


60 minutos para morir
Escape Room , 2017 | Dir. Will Wernick
con Evan Williams, Annabelle Stephenson, Elisabeth Hower

Copiando la trama de la saga de Saw, 60 minutos para morir (Escape Room) encontró en las pantallas de cine latinoamericanas su único escaparate tras ser enviada directo a DVD en los Estados Unidos. Después de ver la cinta, uno justifica a los distribuidores estadounidenses, pues esta cinta que intenta replicar la experiencia de una habitación de escape (una atracción cada vez más popular donde, contrario a la resolución de los guionistas, necesitas la inteligencia para salirte con la tuya) de la peor forma. Entre giros de tuerca ejecutados a lo tonto y una trama que se fuerza por llegar a un mínimo en cada minuto, esta película logra aburrirnos antes de que el primer acertijo del juego se resuelva. 


El regreso del Demonio
Jeepers Creepers 3, 2017 | Dir. Victor Salva
con Meg Foster, Gabrielle Haugh, Stan Shaw

Otra película que si llegó a las pantallas grandes de nuestro país a pesar de ser lanzada directo a formatos caseros en Estados Unidos. No sabemos que es lo peor de esta secuela a Jeepers Creepers, que dicho sea de paso y perdonando el spoiler funciona como puente entre la primera (clásico del canal 5) y segunda entrega, sí las actuaciones, los efectos, la trama o su solución que lejos de convencer solo nos ofrece un amable recordatorio de todo el tiempo que acabamos de perder frente a la pantalla de cine. 


Monster Trucks
2017 | Dir. Chris Wedge
con Lucas Till, Jane Levy, Thomas Lennon

Un extraterrestre se esconde de una organización privada dentro de un camión en construcción, convirtiéndolo en una... no vamos a gastar más tiempo explicando esta película inocua basada en una línea de juguetes de Hasbro, donde los camiones monstruos de la marca obtienen su poder gracias al extraño personaje que tienen en su carrocería. ¿Quién le dio luz verde a esto?


Mujer en llamas
Kidnap, 2017 | Dir. Luis Prieto
con Halle Berry, Patrick Kearns, Lew Temple

Aunque el título en español haga referencia a Hombre en Llamas, esta aberración del celuloide toma su inspiración directa de la saga de Búsqueda Implacable poniendo a Halle Berry tras el volante de una camioneta a toda velocidad por los freeways de un pueblo central en Estados Unidos. No hagan apuestas pronto, el resultado de Mujer en llamas (Kidnap) no es tan interesante como su trama podría dar a imaginar. Con escenas pésimamente ejecutadas y una actuación digna de que la Academia le quite el Oscar a Berry de inmediato, el filme del director español Luis Prieto aburre (incluso cuando se descubre que los villanos, además de secuestrar al hijo de una mujer negra también pudieron ser fáciles votantes de Donald Trump: Make Kidnapping Great Again).


Assassin's Creed
2016 | Dir. Justin Kurzel
con Michael Fassbender, Marion Cotillard, Jeremy Irons

No podemos negar que algunos llegamos a pensar que Assassin's Creed, adaptación a la pantalla grande de uno de los primeros hitos del mundo de los videojuegos en el siglo XXI, podría ser una buena película. Tenía un reparto increíble, protagonizado por Michael Fassbender, Marion Cotillard, Jeremy Irons y Charlotte Rampling y una apuesta visual por parte del director Justin Kurzel, quien acababa de entregar un Macbeth cautivador a la vista (también protagonizado por Fassbender y Cotillard), sin embargo esta desafortunada película solo se limitó a presentar los elementos más agotados en su rubro, escenas de acción de rebuscadas, una trama simple que fracasa al generar interés y una serie de diálogos disparejos que lastiman a cualquiera. Los últimos minutos de la película preveían una posible secuela, pero nuestra memoria ya había olvidado lo que habíamos visto y poco le interesaba seguir con ese viaje absurdo.


Cómo cortar a tu patán
2017 | Dir. Gabriela Tagliavini
con Mariana Treviño, Camila Sodi, Christopher Uckermann

Aprovechando el (merecido para ser honestos) impulso de Mariana Treviño en los últimos años, la sexta película de la directora y guionista Gabriela Tagliavini explota en Cómo cortar a tu patán el género romcom, al parecer el único redituable para el cine mexicano, al límite del absurdo cayendo en un "apendenamoramiento" facilón, por citar y homenajear a la protagonista del filme. Partiendo de una idea interesante, al menos al no tomar los típicos personajes del cine condesero (donde todos viven y trabajan, sí es que lo hacen, en esa zona del centro de la capital), la película se convierte rápidamente en una inconexa comedia romántica del montón, llena de clichés y pésimamente actuada por Christopher Uckermann y Camila Sodi, a quien no sabemos porque insisten en contratar. Lástima por la carrera de Treviño, quien después de figurar como una correcta actriz de reparto debuta en un estelar con el pie izquierdo.


La gran muralla
La Gran Muralla , 2017 | Dir. Zhang Yimou
con Matt Damon, Tian Jing, Pedro Pascal

Desde el principio de sus tiempos, el cine chino ha sobresalido por su elaborado uso de la épica cómo un vehículo para la preservación de sus historias. Celosos de sus tradiciones y costumbres, la cinematografía china, reprimida y cerrada por tácticas tanto gubernamentales como culturales, se ha mantenido fiel a sus principios a lo largo de los años, por eso sorprende que de ahí emane, en colaboración bilateral con una gran compañía americana, un producto como La gran muralla (The Great Wall), que aprovecha su característica escuela para crear una película lamentable para su historia, tómese eso en el sentido literal y metafórico de la oración. Sin identidad definida, esta extravagante muestra de la necesidad que la industria hollywoodense tiene por incursionar en el jugoso mercado chino, camina entre los absurdos por más de cien minutos sin llegar a ningún lado rescatable. Una de las sorpresas más dolorosas del filme es encontrarse con nombres como Zhang Yimou y Zhao Xiaording en los créditos principales de este aburrido desastre. Zhang, director de Hero y House of Flying Daggers, es conocido por su habilidad por contar historias rodeadas de acción, crudeza y una cautivadora paleta de colores; desafortunadamente, al reconocido director se le nota limitado y ausente en el filme con apenas destellos de su control tras la cámara en ciertos elementos: la coreografiada presentación de los ejércitos, la aparición de un empoderado personaje femenino y la sobreexplotación del technicolor cuando los protagonistas se encuentran atrapados a la mitad de la Ciudad Prohibida. | Nuestra crítica, aquí.


La Momia
La momia , 2017 | Dir. Alex Kurtzman
con Tom Cruise, Russell Crowe, Annabelle Wallis

Según el rito egipcio de la momificación, una persona puede esperar por años para volver mientras su cuerpo se mantenga dentro de un incómodo pero efectivo envoltorio. Con esa idea en la cabeza, los estudios  Universal se atrevieron a lanzar La Momia (The Mummy), una desafortunada película que batalla por encontrar su rumbo, aunque este sea al menos en lo comercial, el inicio de un nuevo universo cinematográfico. Pese a que por momentos se quiere convertir en una historia meramente de aventura o una especie de Indiana Jones con GPS, cuando la acción de cualquier filme de Tom Cruise y el terror que debería provocar una figura como la mencionada en el título entran en escena, la película cae en ritmo y forma. Vaya debut y despedida para Alex Kurtzman, guionista de Star Trek y El Sorprendente Hombre Araña, cuyo futuro como director parecía prometedor. | Nuestra crítica, aquí.


El tamaño si importa
2016 | Dir. Rafa Lara
con Ximena Ayala, Vadhir Derbez, Mara Escalante

En algún momento, Lara presionó a todos sus seguidores en Twitter preguntándose por qué nadie quiere ver cine mexicano. Quizá películas como El Tamaño si Importa sean la respuesta a su incógnita. 

Menciones de Honor Horror

XXX: Reactivado (XXX: Return of Xander Cage, 2017)
Una secuela que nadie pidió, protagonizada por algunas de las figuras más insoportables de Hollywood (¿Quién diablos es Nina Dobrev? ¿Por qué le siguen dando trabajo a Ruby Rose? ¿Qué es un Kris Wu? ¿Vin Diesel sigue siendo relevante fuera de la saga de Rápidos y Furiosos?), esta película sigue la misma fórmula que llevó al desastre a su película angular donde la razón no existe ni en un diccionario... sí es que existen los libros en el mundo donde sucede esta cinta.

Cómo ser un Latin Lover (How to be a Latin Lover, 2017)
Eugenio Derbez aprovecha su inexplicable importancia entre el público latino de los Estados Unidos en esta comedia idiota de la que el propio Adam Sandler, inspiración tácita del también director y comediante mexicano, se sentiría avergonzado.

Dos son familia (Demain Tout Commence , 2017)
Hablando del diablo, esta versión francesa de No se Aceptan Devoluciones, ópera prima del creador de La Familia P.Luche, dirigida con más tino por Hugo Gélin y protagonizada por un talentoso (más talentoso que Derbez) Omar Sy, expone todos los errores argumentales de la absurda película mexicana más taquillera de la historia. Sin embargo el resultado no cae tan lejos de ese terrible árbol tramposamente lacrimógeno.

¡Madre! (mother!, 2017)
Darren Aronofsky juega a ser desafiante con un argumento lleno de analogías a la religión, el calentamiento global y hasta la condición mundial actual. Por más que uno intente encontrarle sentido a su arriesgado juego metafórico, el escenario se va al diablo en la última mitad del metraje, donde una sobrada Jennifer Lawrence (a quien justificamos que haya dejado al director después de esta mafufada) se convierte en el punching bag de una película abusivamente tediosa y pretenciosa.

Camino a Marte (2017)
Luis Gerardo Méndez sin energía por orden del director, Tessa Ia sin energía por orden del guion, Camila Sodi sin energía porque no sabe actuar de otra forma (y con un forzadísimo acento norteño), esta película aparentemente pre-apocalíptica no encuentra nunca su rumbo quedándose como un intento burdo y petulante por acercarse al cine indie americano. El final, donde el director y guionista Humberto Hinojosa Ozcariz decide quedarse a la mitad de todo, es tal vez lo peor de este fallido intento cinematográfico.

Las que ya vimos y seguro estarán en nuestra lista del próximo año (sí se estrenan)

Casa Caracol (2016)
Hay películas que no sabes por qué fueron aceptadas en un festival. En el aniversario 15 del Festival Internacional de Cine de Morelia, Casa Caracol, aquel proyecto producido con crowdfunding con una pésima Rosalba García y el cada vez más molesto Ianis Guerrero en los roles principales, fue esa película. En su primera incursión tras la cámara, Jean-Marc Rousseau no logra impulsar su historia y se pierde entre un pesado toque contemplativo; sin duda, una de las peores películas que el cine mexicano ha dado a su audiencia en los últimos años. 

0 comentários:

Publicar un comentario

Comenta en El Proyector MX: